miércoles, enero 20, 2010

"Nachmittag" (2007), de Angela Schanelec



La primera película de Angela Schanelec que tuve la ocasión de ver fue “Marseille”, precisamente porque me aconsejaron que empezara con ésta porque era su mejor película, y es cierto, puede que sea la mejor, pero poco después me llegó “Nachmittag” y “Mein langsames Leben” y reconozco que con “Nachmittag” conecté como pocas veces y realmente fue con esta película donde comencé a hacerme una idea general del estilo y de la esencia del trabajo de Angela Schanelec.

Las películas de esta directora son algo especial no por lo que cuentan, sino por la forma en que se cuentan que es lo que me atrapa de cada una de las tres obras suyas que he visto hasta ahora. No hay un argumento definido, ni un hilo conductor o trama convencional donde vaya conduciendo a sus personajes. La narración de una historia es algo secundario para la Schanelec a mi entender, sino que se centra en observar a sus personajes en la rutina mas cotidiana, y aunque aparentemente parezca que sea un cine contemplativo, porque hay muchos momentos de silencio donde la cineasta filma el fluir de la vida, los detalles más cotidianos, sí que se habla mucho en las películas de Angela Schanelec y es en estos diálogos donde desde mi punto de vista construye una de los elementos primordiales de su cine y donde a mi me engancha totalmente, me resulta realmente un placer poder ver una película donde un autor se centra en el arte no solo del diálogo sino en el placer de escuchar al otro.

“Nachmittag” es una adaptación muy libre de “La Gaviota” de Chejov porque Angela Schanelec toma solo el triangulo de personajes: la madre Irene, su hijo Konstatin y su novia, Agnes. La directora elige limitar la historia a dos tardes en vez de a los dos años en que se desenvuelve “La Gaviota” y no manteniendo absolutamente ningún dialogo de la obra original, arriesgada y libre adaptación pero ¿ cuál es el argumento de “Nachmittag”?? Si normalmente me parece banal o poco importante extenderme en los argumentos de una película, en este caso, es casi imposible porque como he dicho anteriormente, sus películas no tienen un argumento definido. Irene, interpretada por la propia Angela Schanelec, es una actriz de teatro que se refugia en la casa junto al lago quizás para intentar un acercamiento a su hijo Konstantin, que intenta ser escritor, y que vive en la casa junto a su tío, hermano de Irene. Pocos personajes, y lazos en común que no reconoces hasta bastante después de empezada la película; Angela Schanenelec no explica nada, sino que deja al espectador mucho espacio para que se vaya acostumbrando y para que los vaya reconociendo. Junto a estos tres personajes, tenemos a otro personaje, esencial en la historia, Agnes, novia de Konstantin y vecina. Es verano, vacaciones, y la casa del lago es un punto de inflexión de unos personajes que van a la búsqueda de algo.

La narración de Angela Schanelec esta construida desde el minimalismo mas esencial, casi nunca intenta rematar una conversación o una escena con lo que podríamos llamar una resolución, sino que se vuelve muy elíptica pero de la forma mas natural posible. Es muy habitual en sus películas el detalle de mantener la cámara fija en un personaje que permanece en silencio durante minutos mientras quizás otro está hablando desde otro punto, una voz en off, oímos su voz, pero no le vemos, y de repente poco a poco después de no haberse despegado de ese plano estático, la cámara se mueve muy lentamente y se centra en el que habla. Es un detalle que a mi me resulta particularmente atractivo, porque es una manera de manejar el tempo, de dar todo el tiempo del mundo al espectador y hacerle cómplice. En el cine de Angela Schanelec destacan los planos generales de gente que conversa sobre detalles cotidianos pero también destacan los primeros planos de los cuerpos, de unos pies, de una espalda o de un perfil. Una pelicula visualmente muy atractiva no sólo por estos encuadres e iluminacion en interiores, sino por la forma en que filma estos cuerpos, lo que le confiere una cierta calidez en momentos inesperados cuando aparentemente podria haber derivado en una cierta distancia.

“Nachmittag” es una película que a mi me ha convencido totalmente de la valía de Angela Schanelec: una autora que no hace concesiones, que tiene muy claro el concepto artístico que ha decidido seguir y cuyo manejo del tempo resulta brillante por lo arriesgado. Merece la pena seguirle la pista.













5 Comments:

Blogger Jesús Cortés said...

Muy buena pinta, le echaré un vistazo.
Gracias por la recomendación

7:44 p. m.  
Blogger miguel said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8:09 p. m.  
Blogger miguel said...

Creo que Marseille es uno de los visionados más emocionantes que recuerdo de todos aquellos que he visto en la pantalla de un ordenador. Normalmente, las películas que veo en el ordenador no me suelen marcar tanto como las que veo en el cine, pero con la película de Schanelec fue un idilio inmediato...

No he visto nada más suyo por miedo a la decepción... quizás algún día...

8:12 p. m.  
Anonymous paris1919 said...

Pues al parecer estrena su nueva película, Orly (con Natacha Regnier, Bruno Todeschini y Mireille Perrier), en la Berlinale, pero en la sección Forum. Siguen sin valor para llevarla a oficial.

1:10 a. m.  
Anonymous Ventura said...

Hola a todos. Acabo de descubriros, y además de llevarme una grata sorpresa, me llevo apuntadas unas cuantas peliculas de las no había oido hablar. Incluidas las de esta entrada.

Saludos.

9:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home