domingo, octubre 25, 2009

"Mademoiselle" (1966), de Tony Richardson



Hasta hace unas pocas semanas no conocía ni siquiera la existencia de esta película; bien es cierto que los cineastas del free cinema no me han interesado nunca especialmente, salvo alguna excepción, y Tony Richardson, en particular, no es que me vuelva loca aunque haya películas suyas que me gusten. Sin embargo, cuando me hablaron hace poco de la existencia de esta película, me llamó la atención de una forma especial: en el guión habían participado Jean Genet y Marguerite Duras, la protagonizaba Jeanne Moureau y la historia giraban en torno a la Francia más rural. Ahora después de vista me sigo preguntando porque es una película en general tan desconocida; los nombres antes citados no son precisamente unos desconocidos pero sobre todo me sorprende porque la fotografía de David Watkin me parece que dota a la película de una belleza que se sale de lo corriente; "Mademoiselle" es una película donde cada plano parece perfectamente compuesto por un pintor y muchos de estos planos ni siquieran necesitan del diálogo de tan poderosos y cargados de significados.

"Mademoiselle" está ubicada en un pequeño pueblo francés donde vive el personaje interpretado por Jeanne Moureau y de la que nunca sabremos su nombre (al más puro estilo "Rebecca") porque todos la conocen por mademoiselle. Es la maestra del pueblo y apenas sabemos más de ella, salvo detalles aislados y que poco a poco iremos componiendo como si fuera un rompecabezas: sabemos que le gusta aterrorizar a sus alumnos con historias de terror y sabemos que vive obsesionada por el deseo que siente por Manou, un leñador italiano (reconocemos las reminiscencias a Lady Chatterley) y esta pasión reprimida la conducen a realizar ciertos actos destructivos en el más absoluto de los secretos. Incendiando graneros, envenenando el agua de los animales y liberando el agua de la presa que provoca inundaciones, es la única forma de placer que parece reconocerse en su vida, siembra la autodestrucción a su paso mientras espía como Manou se convierte en una especie de héroe salvando estas situaciones.

La cámara de Richardson nos muestra su personaje femenino en un tono muy fetichista, antes de verla a ella, Richardson se ha centrado sobre todo en sus pies, en sus manos enguantadas, más tarde en sus zapatos de tacón perfecta y obsesivamente ordenados en el armario, en su imagen siempre reflejándose en espejos, detalles y mas detalles llenos de simbolismos fetichistas y de sugerente carga sexual. Mademoiselle que lleva en el pueblo una vida perfectamente aburrida y monótona, hace sus incursiones en el bosque para liberarse de toda esta represión. Hay un momento en la película en que un campesino la observa caminando por el sendero que conduce al bosque y le espeta que va por el camino equivocado y ante la pregunta de ella de porqué, el campesino le contesta: "Porque ese camino va al bosque, y en el bosque está el lobo!". Es este bosque y esta escena en particular lo que nos reafirma el tono de cuento que puede tener esta película de Tony Richardson; en “Mademoiselle” se aleja del realismo que tanto le define, y se embarca en una historia donde cada uno de sus fotogramas puede convertirse en un código a descifrar; la autodestrucción que el personaje sociopata de Jeanne Moureau siembra a su paso, las consecuencias morales que esto provoca en algunos personajes y los primeros planos de su rostro mientras observa con enorme placer el resultado de sus actos, convierten también a “Mademoiselle” en una autentica película de terror.

"Mademoiselle" es una película con pocos diálogos y sin banda sonora lo que la hace todavía más atípica y fascinante a mi entender. Richardson con la ayuda de David Watkin se concentran solo en reafirmarnos el personaje femenino a través de poderosas imágenes en plena naturaleza, como si fuera una película muda, y en "Mademoiselle" se nos demuestra que el sonido del viento silbando o del hacha de un leñador se pueden convertir en la banda sonora más perfecta para una película. Una pelicula hermosa y devastadora al mismo tiempo.






















5 Comments:

Blogger Jesús Cortés said...

Me gustaría revisar "Look back in anger" del 58, pero me pasa como a tí con Richardson, no me gusta prácticamente nada y me desagradan bastantes, especialmente "Tom Jones" o "A taste of honey".
Los cienastas británicos que más me interesan, Hitchcock y Chaplin aparte, son sobre todos los demás, Humphrey Jennings, Bill Douglas, Michael Powell y Terence Fisher

8:43 a. m.  
Blogger SSSire said...

De los que citas no conozco a Jennings, pero los demás si, son los que más me interesan de los britanicos, junto a Peter Watkins y Nicholas Roeg. Y luego está Bryan Forbes, del que he visto tres peliculas creo y tengo que decir que sin ser tan brillante como los anteriormente citados, a mi me interesó bastante. Segurísimo que se me escapa alguno más :-)

Y el pobre Mike Leigh aunque ahora le lluevan palos, me sigue pareciendo un cinestas estupendo, a pesar de la horrenda "Happy go lucky", pero sigo confiando en Leigh...

saludos

10:58 p. m.  
Blogger Jesús Cortés said...

Lo de Jennings tienes que remediarlo lo antes posible; es un grande. No hay nada editado con subtítulos, pero cada cosa que encuentres puede ser una joya, por muy breve o poco atrayente que pueda parecer.
Se escapan muchos, claro que sí, de Maurice Elvey a Terence Davies pasando por Losey, Herbert Wilcox... hasta hoy día surgen directores que parecen interesantes como Gideon Koppel, intento ver "Sleep furiously" desde hace meses.

5:59 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Hay subtitulos de esta película? ¿Alguna traducción al castellano? Puedo hacer traducción de subtitulos del inglés pero no me gusta perder el tiempo si rondan por ahí subtitulos. Yo no los he encontrado. Me llevará unos pocos días.

9:58 a. m.  
Blogger SSSire said...

si hay subtitulos, pasame tu direccion de email.

saludos

10:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home