martes, noviembre 28, 2006

Grizzly Man (2005), de Werner Herzog




Entusiasmo fue lo que definió mi estado tras ver esta pelicula de Werner Herzog y es una sensacion que me encanta porque a estas alturas me doy cuenta que autores de la talla de Herzog siguen vivisimos a pesar de que de vez en cuando sigan haciendo obras irregulares. No se puede decir esto de una pelicula como "Grizzly Man", obra devastadora, una peli aparentemente sencillita pero poco a poco a medida que te vas zambullendo en el retrato que Herzog hace de Timothy Treadwell, te vas dando cuenta de la complejidad, no solo de este personaje, sino de la forma en que Herzog te muestra lo que es la naturaleza humana.

Aqui en este documental, Herzog explora la vida y muerte de un protector de los osos, vivió trece años entre ellos y acabo muerto por uno de ellos. A partir de ahi, con una seleccion inteligentisima de pelicula filmada por Treadwell, Herzog explora lo que siempre ha hecho y ha sido una especie de obsesion para el: el secreto de la naturaleza humana, un autentico misterio, enfrentado a ese otro misterio, la naturaleza mas salvaje.


Si fascinante es un personaje como Treadwell en si mismo, y no voy a entrar en detalles, hay que llegar a Treadwell casi virgen, para que te atrape, mas fascinante es aun la forma que elige Herzog para mostrarnoslo. Comenzamos a ver la naturaleza a traves de los ojos de Treadwell, que tenia una vision de ella paternalista y romantica, pero al mismo tiempo vemos la vision que tiene Herzog de ella: implacable, ruda y hostil, todo lo contrario a lo que Treadwell predicaba, y estas dos visiones, estas dos contradiccions en si mismas, son realmente fascinantes porque Herzog usa las imagenes filmadas por el propio Treadwell, y en este caso le fascina la vision de Treadwell como cineasta, como dice en algun momento de la pelicula el propio Herzog. Es emocionante poder ser testigo de como Herzog selecciona precisamente lo filmado por Treadwel, los momentos donde la naturaleza se muestra mas implacable y misteriosa, y ver a continuacion como el mismo Treadwell es totalmente ajeno a ello usando la camara como un espejo para reflejarse a si mismo.


Y ante un personaje como Treadwell, tan obsesivo y excesivo, Herzog consigue el mas dificil todavia: no usa ni abusa de estos defectos como forma de explotacion de un personaje, todo lo contrario, se le nota una enorme generosidad, una enorme cariño por Treadwell, conoce sus defectos y virtudes y mas que su relacion con los osos, lo que de verdad le interesa a Herzog es explorar el interior de Timothy Treadwell. Pelicula entretenidisidima, con momentos divertidisimos, paranoicos, duros, y tristes, en definitiva los momentos de los que se compone la vida en si misma.


Werner Herzog en un momento de "Grizzly Man":
"Ya he visto esta locura antes en el set de una pelicula"

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger bunyolier said...

Hola!!

La verdad es que Grizzly Man es una maravilla. A mi me dejó también un poco loco la galería de freaks que rodeaban a Treadwell, personajes que parecen salidos de la América profunda.

¿Hasta qué punto manipula Herzog las entrevistas?? No lo se, pero tampoco me importa mucho :-) Entrevistas como la del sheriff son la monda. Y otras como la de la grabación te ponen los pelos de punta... ¿Realidad o ficción?

Un saludete!!

2:49 p. m.  
Blogger Sire said...

Creo que el terreno donde mejor se desenvuelve Herzog es en los documentales (independientemente de que tenga pelis de ficcion que sean autenticas joyas) y es precisamente porque a medida que va evolucionando le va cogiendo gustillo a esto de meter la zarpa y manipular a su antojo...el documental herzoguiano es un nuevo genero en si mismo :-)))

8:14 p. m.  
Blogger andera said...

A mi me gusta como con unos pocos datos, tan significativos, te puede zarandear de esa manera, pensando cada cinco minutos una cosa u otra de Treadwell. ¿Loco o demasiado cuerdo? A mi me encantó tambien, ciertamente.

11:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home